Scroll down for recipe in English.

Hoy toca cocina española. Olé!

El gazpacho es mi cena preferida de verano con una buena tortilla de patata, y si además hay croquetas voy directa al cielo.

Aunque hoy ya estamos en otoño y  es mediodía, también va bien esta sopa fría como primer plato.

Yo  creo que el gazpacho fue uno de los primeros platos que aprendí a cocinar y con el que me he ganando algún estómago que otro. Versiones del gazpacho hay muchas, tantas como del café; más ligero o espeso, con o sin pan, con o sin cebolla, colado o sin colar, y de ahí mi eterna discusión con mi prima MªJosé sobre si su gazpacho es mejor que el mío o al revés. Ya podéis imaginar cual es mi opinión.

Ingredientes (para 6 u 8 raciones):

Para el gazpacho:

  • 800 gramos a 1 kilogramo de tomates carnosos y bien maduros
  • 1 pepino pequeño
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 1/2 cebolla (opcional). Los andaluces no le ponen cebolla.
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre
  • sal
  • Agua fría o cubitos de hielo para aclarar. Un buen gazpacho normalmente no necesita agua.
  • Truco: unas semillas de comino.

Para los tropezones:

  • Tomate, pepino, pimiento y cebolla cortado a cuadraditos.
  • Cuadraditos de pan tostado o frito (picatostes).

Preparación:

Lava bien las verduras y  quítales las partes duras. Pelar el pepino (quítale los culos), y quita el rabo y las pepitas al pimiento.

En el vaso de una batidora eléctrica o robot de cocina pon las verduras cortadas a trozos grandes, con el vinagre, el aceite, la sal y el comino, y tritura muy fino hasta que todo quede bien emulsionado.

Ahora toca la parte dura. Utiliza un chino para colar el puré anterior. Aquí no hay robot de cocina que valga. Más te vale haber ido al gimnasio para que tu brazo aguante. Te puede ayudar el ir añadiendo agua para que pase mejor el puré y te quede menos espeso. Las pepitas del tomate y las pieles de las verduras no quedan bien en el gazpacho, con lo que este paso es muy importante.

Corrige de sal, aceite y vinagre.

Reserva en la nevera para que esté bien frío. Esta sopa es fría, ni templada ni caliente, recuerda, cuanto más fría mejor.

Sirve en  cuencos individuales. La guarnición son los tropezones que has preparado cortando en trocitos muy pequeñitos las verduras que has utilizado para el gazpacho y trocitos de pan tostado o frito (picatostes).  Ponlos en platitos individuales para que se vayan sirviendo los comensales.

Una advertencia:

Nunca te va a quedar un gazpacho igual a otro, pues depende mucho el sabor de la calidad de las verduras que utilices,  y nunca vas a utilizar unos tomates igual a otros, ni nunca van a estar igual de maduros, o van a ser igual de carnosos.

Un truco:

Si tienes tiempo, no añadas el aceite y el vinagre en el momento de triturar las verduras. La noche anterior corta las verduras a trozos y déjalas macerar en la nevera con el aceite, el vinagre y la sal. Tu gazpacho tendrá un sabor mucho más especial.

RECIPE IN ENGLISH

ANDALUSIAN GAZPACHO

Spanish summer!.

This is one of the most delicious, simple and multifaceted gifts of Spanish cuisine to the world of joy. A cold vegetable soup, hundred of years old, ideal to share, to take away or to accompany the most elaborated dishes. It doesn’t even need cooking and it is full of vitamines.

Let’s go!

Ingredients:

  • 800 gr. to 1 kg. of fleshy and ripe tomatoes
  • 1 Spanish cucumber
  • 1 little green pepper
  • 1/2 onion (optional). The Andalusians don’t use onion in gazpacho.
  • 1 clove of garlic (optional).
  • 1 cup of olive oil
  • 2 tablespoon of sherry vinegar
  • salt to taste
  • cold water or ice cubes to make this soup less thick.

Trick: Cumin seeds to taste.

Topping, to eat with the soup:

  • Small pieces of tomato, cucumber, onion and pepper.
  • Little toasted or fried bread cubes (croutons).

Directions:

  1. Wash vegetables and remove stem and seeds from the pepper. Peel the cucumber.
  2. Cut them in big pieces, set aside a little of them for the topping and  put the rest with olive oil, sherry vinegar, salt and cumin seeds in an electric mixer or food processor. Blend very fine all the ingredients together until they emulsify.
  3. Now it comes the hard work. You’ll need a strong man. Use a conical strainer to strain this mixture. If you find yourself a lot of trouble, pouring a little cold water while you are straining can help you. The texture of this soup is very delicate so it is very important to leave no evidence of vegetable seeds or peels in it.
  4. Add more salt, olive oil or sherry vinegar, if necessary.
  5. Put the gazpacho in the frige. It is a cold soup, not warm nor hot. Remember, the colder it is served, the better it tastes.
  6. Serve gazpacho in bowls, with croutons and small pieces of tomato, cucumber, onion and pepper in individual plates. By doing so, each person can decide her own topping.

This gorgeous cold soup is perfect as first dish, drink or appetizer in any dinner, lunch or brunch you want to enjoy in a summer day. It is the perfect soul mate of a Spanish omelette. Olé!

Anuncios

Scroll down for recipe in English.

Scones! Los adoro desde que los descubrí hace mil años y eso que la cocina inglesa no tiene buena fama.

¿No sabes lo que son los scones?, pues abre la oreja que te lo cuento ahora mismito.  Son unos bollos de pan, un tanto hojaldrados y con un toque harinoso. Ni dulces, ni salados, ni todo lo contrario, están en el punto intermedio que los hace únicos.

Da igual tomarlos con mantequilla, mermelada, queso, fiambre o solos. Son una delicia y muy fáciles de preparar.

¿De dónde he sacado esta receta? Del blog de Joy the Baker, ¿de dónde iba a ser?

Allá vamos!

Ingredientes (para un montón de scones):

Para el bacon:

  • 8 lonchas de bacon
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • Pimienta negra al gusto

Para los scones:

  • 330 gramos (3 cups) de harina normal
  • 2 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanco
  • 3 cucharaditas de baking powder o levadura química Royal
  • 1 cucharadita de baking soda
  • ¾ cucharadita de sal
  • ½ a 1 cucharadita de pimienta negra
  • 170 gramos (3/4 cup) de mantequilla sin sal fría
  • 1 huevo grande
  • 178 militros  (3/4 cup) de buttermilk

Image

Preparación:

Lo primero es caramelizar el bacon. Precalienta el horno a 190ºC (375ºF). En la bandeja del horno cubierta con papel de hornear extiende las lonchas de bacon y  espolvoréalas con una cucharada de azúcar moreno y con pimienta negra al gusto. Introduce la bandeja en el horno y hornea hasta que el bacon quede tostado y crujiente. Aproximadamente tardará de 10 a 15 minutos.

Saca la bandeja del horno y deja enfriar.

Una vez frío corta el bacon a trocitos y reservalo.

Aumenta la temperatura del horno a 220ºC (475ºF).

Prepara de nuevo la bandeja del horno con una nueva hoja de papel de horno.

Ahora toca ponerse manos a la obra con la masa.

En un bol mezcla la harina, los dos tipos de azúcar, el baking powder, el baking soda, la sal y la pimienta . Añade la mantequilla fría e incorpórala con los dedos, quedando una mezcla basta.

En otro bol mezcla los huevos y la buttermilk  batiendo con un tenedor.

Añade a esta mezcla la mezcla anterior  y cuando esté completamente mezclado incorpora los trozos del bacon caramelizado.

Quedará un masa consistente y pegajosa que tendrás que amasar un poco sobre una superficie ligeramente enharinada. No hay que amasar demasiado, solo asegurarse de que todos los ingredientes están uniformemente incorporados.

Extiende la masa con ayuda de un rodillo. El grosor de la masa debe ser más o menos de un dedo, es decir, más o  menos 1 cm. Y con ayuda de un cortador de galletas, un vaso pequeño o lo que tengas a mano, ve cortando la masa en círculos pequeños. Los recortes que vayan quedando se pueden unir y amasar de nuevo para volver a extender y cortar nuevos scones, hasta que termines la masa. Aquí no se tira nada.

Image

Coloca los scones en la bandeja de horno con papel de hornear que habías preparado antes y hornea unos 15 minutos a 220ºC (475ºF).

Tienen que subir como un hojaldre, doblando más o menos su grosor inicial y casi requebrajándose.

Recién salidos del horno son deliciosos, pero aguantan bien varios días.

Para mí son un bollo comodín, pues son un desayuno estupendo acompañados de casi cualquier cosa, incluso un huevo frito, un tentempié a mitad de tarde o un bocado de emergencia que puedes llevar en el bolso. Es versátil, a mitad camino entre lo dulce y lo salado, y por eso creo que me gustan tanto.

Bueno os dejo que me voy a darles un mordisco. Ñam!

RECIPE IN ENGLISH

Scones! While English cooking does not enjoy the best reputation I fell in love with these little British jewels in the first bite.

It is up to you to enjoy these bread buns with butter, jelly, cheese or neat. They are delicious anyway and very easy to bake.

This amazing recipe  cames from the blog Joy the Baker.

Here we go!

Ingredients to make loads of scones:

For the bacon:

  • 8 slices of bacon
  • 1 tablespoon of brown sugar
  • Black pepper

For the scones:

  • 330 gr. (3 cups) of  all-purpouse flour
  • 2 tablespoons of brown sugar
  • 2 tablespoons of granulated sugar
  • 3 teaspoons of baking powder
  • 1 teaspoon of baking soda
  • 3/4 teaspoon of salt
  • 1/2 to 1 teaspoon of black pepper
  • 170 gr. (3/4 cup) of cold unsalted butter
  • 1 big egg
  • 178 ml. (3/4 cup) of buttermilk

Directions:

Preheat the oven to 190 ºC (375ºF).

Line an anti-adherent piece of baking paper on the oven tray, and then lay the bacon slices on it. Sprinkle with brown sugar and black pepper.

Place the tray into the oven and bake the bacon until crisp and crunchy. It wil take about 15 minutes.

Remove from the oven and allow the bacon to cool.

Chop it in small pieces and set aside.

Set oven to 220 ºC (475ºF). Line another piece of baking paper on the oven tray.

In a bowl mix flour, brown sugar, granulated sugar, baking powder, baking soda, salt and black pepper.

Add cold butter and mix using your fingers.

In another bowl mix the egg and buttermilk using a fork.

Add this liquid mixture to the flour mixture and stir to incorporate.

Add the bacon little pieces and mix in.

Now you have to knead this dough onto a lightly floured work surface, but trying not to overwork the dough. Just knead it a few times.

Roll out the dough into a 1 cm. thickness and cut the scones using biscuit-cutters or a small glass.

Knead the scraps again together and repeat the process until there is no more dough left.

Place the scones on the oven tray and bake them at 220 ºC (475 ºF) for 15 minutes.

They must rise like puff pastry.

Served warm are delicious  nevertheless they will stay nice for some days.


Ingredientes (para 18 magdalenas medianas)

  • 3 huevos (cuanto más grandes mejor)
  • 125 gramos de  azúcar.
  • 200 gramos de harina
  • 100 ml de aceite de oliva (o mitad aceite de oliva y mitad de aceite de girasol)
  • 2 cucharadas y media de levadura Royal (”baking powder” en EEUU)
  • Media cascara de limón rallada  o un poco más. Éste es el ingrediente fundamental para que tus magdalenas sepan como las que hacía tu abuela. (o media cucharada de extracto de limón)
  • 50 ml. de  leche


Instrucciones:

1.- Batir los huevos.

2.- Una vez batidos, ir añadiendo el azúcar poco a poco mientras se siguen batiendo los huevos.

3.- Añadir los siguientes ingredientes en este orden (antes de añadir el siguiente ingrediente hay que asegurarse de que el anterior está bien mezclado): aceite, limón, leche, harina + levadura. Dejar reposar unos 10 minutos para que la levadura haga efecto.

4.- Poner la mezcla en los moldes.  Yo me ayudo de moldes de silicona donde pongo el molde de papel. Llenar hasta la mitad. Una vez en los moldes, espolvorear azúcar encima.

5.- Dejar en el horno a 190ºC ( 375ºF) durante 15 minutos. Para comprobar si están hechas, coger un cuchillo y pinchar una magdalena hasta el fondo. Si la hoja del cuchillo sale limpia las magdalenas están listas.

Si puedes aguantar, espera a que se enfríen y a disfrutarlas con tu café con leche… Ummm!

Happy End!

Una comida familiar en domingo. En mi tierra, Valencia, por tradición ha sido la paella. Pero en mi casa no, mi padre casi siempre nos ha deleitado con sus pimientos rellenos de arroz con su particular toque de Teruel, pues están también rellenos de rico jamón serrano, turolense, por supuesto.  A mí es una comida que me chifla y me recuerda a mi familia a más no poder, aunque no me salgan tan buenos como al maestro, mi padre.

Es una receta fácil con muchas ventajas, pues se pueden dejar preparados con antelación sin meter en el horno y hornearlos cuando te venga bien. Además se pueden congelar  y  así llevártelos en un tupper para la comida en el trabajo. Y tienen mucho mucho sabor mediterráneo. La huerta y el jamón serrano juntos, ¿qué más se puede pedir?.

Empecemos.

Ingredientes para cuatro personas:

  • Tantos pimientos rojos como comensales.
  • Dos dientes de ajo por pimiento.
  • 3 tacitas (de las de café) de arroz.
  • 2 cucharadas soperas de tomate frito por pimiento.
  • Jamón serrano al gusto. Mejor si tiene bastante tocino.
  • Agua, aceite de oliva y sal.

Instrucciones:

  1. Si el jamón es graso, cortar muy pequeño y derretir el tocino a fuego lento. Si es más magro, sustituir el tocino por aceite de oliva. En esta grasa o aceite sofreir el jamón y los ajos troceados.  Se añade el arroz y también se sofríe.
  2. Aparte se tiene el agua (la mitad de volumen que de arroz) en un cazo a punto de hervir con sal.
  3. Se añade el agua al sofrito  anterior y se tiene unos tres minutos al fuego hasta que el arroz se seque y a continuación se añade el tomate frito.
  4. Mientras se lavan los pimientos y con un cuchillo se abren por la parte del tallo, de modo que quede una tapa. Se limpian bien de pepitas y se reservan.
  5. Con la mezcla del arroz se rellenan los pimientos dejando algo de espacio libre, ya que el arroz todavía tiene que hincharse más y se cierran los pimientos con su tapa ayundándonos de unos palillos.
  6. Se colocan en una bandeja de horno y se rocían con aceite y sal.
  7. Hornear una hora aproximadamente a 175ºC.

Bon profit!

Chocolate is in the air!. Vaya que si. Yo no soy muy amante del chocolate pero si quien está a mi alrededor con que de vez en cuando tengo que ceder a sus demandas y marcarme alguna receta chocolatera. Ahí va esta una variación de mis amadas magdalenas, y que la verdad en su versión chocolatáctica están para chuparse los dedos.

Ingredientes (para 18 muffins medianos)

  • 3 huevos grandes
  • 125g azúcar
  • 200g harina
  • 100mL aceite
  • 2 cucharadas y media de levadura Royal (”baking powder” en EEUU)
  • Una cucharada de chocolate en polvo.
  • 50mL leche.

Ingredientes para el glaseado:

  • Dos tabletas de chocolate blanco.
  • Sprinkles de chocolate.

Instrucciones:

1.- Batir los huevos.

2.- Una vez batidos, ir añadiendo el azúcar poco a poco mientras se siguen batiendo los huevos.

3.- Añadir los siguientes ingredientes en este orden (antes de añadir el siguiente ingrediente hay que asegurarse de que el anterior está bien mezclado): aceite, leche, chocolate en polvo, harina + levadura

4.-Poner la mezcla en los moldes. Llenar hasta la mitad.

5.- Dejar en el horno a 190C (375F) durante 15 minutos. Para comprobar si están hechas, coger un cuchillo y pinchar un muffin hasta el fondo. Si la hoja del cuchillo sale limpia entonces el muffin está hecho, si no hornear algo más.

6.- Dejar enfriar en una rejilla.

7.- Mientras derretir el chocolate blanco al baño María.

8.-Rompo las tabletas de chocolate blanco en un recipiente metálico que luego puedo meter dentro del cazo en el que caliento el agua al fuego.

9.- En cuanto está derretido el chocolate adornar con él los muffins con ayuda de un cuchillo.

10.- Espolvorear con unos pocos sprinkles. Voilá!

¿Tienes una tarde entera para cocinar? ¿Te apetece algo dulce? Pues ésta es tu receta. Los irresistibles donetes, que son tan bonitos como ricos. Asegúrate de no estar solo en casa cuando los hagas, pues vas a necesitar refuerzos para no acabar con ellos de una sentada. El que avisa no es traidor.

Después de leer el post sobre doughnuts de “Joy the Baker”, de donde he adaptado esta receta, me entraron unas ganas irrefrenables de hacer doughnuts, con que me lanzé a ello y esto fue lo que salió. Estupendos!!!

Ingredientes:

  • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura seca.
  • 2 cucharadas de agua templada (30 gr.)
  • 360 gr. de harina.
  • 1 vaso (240 gr.) de leche entera.
  • 56 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
  • 3 yemas de huevo.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal.
  • 1/2 cucharadita de canela molida.
  • Abundante aceite para freir.
  • Glaseado de chocolate.
  • Bolitas/virutas de azúcar de colores.
Preparación:
    En un cuenco pequeño disolver la levadura en agua templada. Déjala reposar unos 5 min. hasta que burbujee. Si la levadura no hace burbujas, descártala y vuelve a repetir el proceso. Las burbujas son el signo de que la levadura está activa y de que nuestros donetes se hincharán.
    Poner la harina, leche, mantequilla, yemas, azúcar, sal, canela y la mezcla de agua y levadura en el cuenco de la amasadora (yo tengo una KitchenAid) y mezclar a baja velocidad hasta que se forme un amasa suave. Aumentar la velocidad media alta  mezclar 3 minutos más. Se puede sustituir por un amasado a mano, solo que se tardará más tiempo.
  Dejar reposar esta masa en un cuenco previamente enharinado para que no se pegue a los lados. Dejar reposar en un rincón a temperatura ambiente en el que no halla corrientes de aire, cubierto con un paño de cocina. Esperar hasta que doble el volumen, lo que tardará aproximadamente 1 y 1/2 hora. También se puede hacer el reposo en la nevera, en cuyo caso esperar de 8 a 12 horas.

Volcar la masa en una superficie ligeramente enharinada y extender con ayuda de un rodillo hasta conseguir un círculo de más o menos 1,5 cm. de alto. Cortar tantos círculos como sea posible con un cortador de acero y luego cortar otro círculo más pequeño en el centro con otro cortador más pequeño. Si no tienes cortadores, utiliza un frasco de cristal o lo que tengas a mano que te permita cortar los círculos. Tirar los restos de la masa.

De jar reposar los donetes cubiertos con un paño de cocina en un lugar sin corrientes de aire y a temperatura ambiente. Subirán un poco más.

Calentar abundante aceite en una sartén profunda, y freir los donetes de dos en dos, dándoles la vuelta de vez en cuando. Freir unos 2 min. cada tanda.

También freir los ahujeros de los donetes aproximadamente un minuto, y cuando todavía estén calientes y aceitosos espolvorear de azúcar avainillado o de azúcar glas.

Glaseado de chocolate:

  • 140 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 60 gr. de leche entera templada.
  • 1 cucharada de “light corn syrup”. Si no se tiene se puede utilizar melaza o sirope de maiz  (los venden en herbolarios).
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla.
  • 115 gr. de chocolate amargo troceado.
  • 240 gr. de azúcar glas.

Si no quieres perder el tiempo haciendo el glaseado, en los supermercados venden preparados que dan buen resultado.

Preparación del glaseado:

Mezclar la mantequilla, el corn syrup y la vainilla en una sartén mediana y calentar hasta que la mantequilla se haya derretido. Bajar el fuego y añadir el chocolate. Mezclar hasta que se derrita. Apartar del fuego y añadir el azúcar glas. Batir hasta conseguir una mezcla suave.

Poner la mezcla en un cuenco y sumergir los donetes por uno de los lados.

Espolvorear con bolitas o virutas de azúcar de colores y dejar reposar unos 30 minutos antes de servir.

Ummmm!!

Comida de sábado improvisada, hecha con lo que pillé en la nevera, mientras montábamos un armario de Ikea. Y sorpresa, no le presté demasiada atención a lo que estaba cocinando y sin comerlo ni beberlo quedó una pasta estupenda. Vamos, que he tenido que escribir este post para que no se me olvide la combinación de ingredientes. Comer este plato es la felicidad.

Ingredientes (para dos personas):

  • 200 gr. de pasta (si es plato único)
  • 100 gr. de ajos tiernos congelados
  • 100 gr. de gambas peladas congeladas
  • Media cebolla
  • Un manojo de brotes tiernos de espinacas
  • Cuatro tiras de calabaza (fresca)
  • 12 zanahorias baby (de bote)
  • Pimienta
  • Aceite picante de guindilla
  • Queso rallado
  • Sal

Preparación:

  1. Se cuece la pasta el tiempo que indique el envase.
  2. Mientras, sofreir  con el aceite picante media cebolla picada fina y cuando esté hecha añadir los ajos tiernos, luego las tiras de calabaza, las espinacas frescas y la pimienta.  Por último las zanahorias baby. En una sartén aparte sofreir las gambas descongeladas.
  3. Mezclar todo en la misma misma sartén.
  4. Servir con queso rallado. A mí me gusta rallar en el momento el queso que tenga en casa, generalmente un queso fuerte.

A poder ser hincarle el diente acompañando la pasta con un vinito blanco, mejor cava en terraza con sol y sin prisas. Oh, my goodness!